logo

¿Jesús Vuelve Hasta que Todos Conozcan el Evangelio?

Por: Roberto Celaya

Paco y Pancho son dos amigos. Viven cerca uno del otro y van a la misma escuela. Paco pertenece a la iglesia de Dios y aunque Pancho no profesa su fe, ambos, Paco y Pancho, se respetan lo que enriquece su relación.

-Paco, Paco.
-Buen día, Pancho.
-Oye, Paco, me quedé pensando en lo que comentaste la otra vez de que el regreso de Jesús era inminente.
-Ah, que bien Pancho, pero ¿por qué el comentario?
-Es que según yo, en la Biblia dice que antes de eso, el Evangelio debe proclamarse a todas las personas y pues como que faltan todavía muchos de conocerlo, millones sino es que miles de millones; con lo que no veo cómo el regreso de Jesús sea inminente.

-Sí, Pancho, mira, supongo te refieres a Mateo 24:14 que señala: "Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin", ¿verdad?
-Sí, Paco, así es. Si el Evangelio debe ser conocido por todos, pues como que aún falta mucho; así que, por lo mismo, el regreso de Jesús aún está muy lejano, ¿Qué no?
-Antes de darte mi opinión, quisiera viéramos el libro de Daniel. Daniel es llamado por Nabucodonosor para que interprete su sueño, una historia de todos conocida. Fíjate cómo es que en Daniel 2:37-38 dice: "Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro".
-¿Y qué tiene que ver eso, Paco?
-Ahí dice que Dios le había dado dominio sobre todo a Nabucodonosor.
-¿Y?
-¿Cómo puede ser "sobre todo" si por ejemplo, aún América no era descubierta? E incluso en el otro lado del mundo mucha tierra no le pertenecía, como China o Rusia.
-Es cierto.
-Luego más delante Daniel de nuevo es llamado ante Nabucodonosor para interpretar otro sueño y en Daniel 4:22 dice "tú mismo eres, oh rey, que creciste y te hiciste fuerte, pues creció tu grandeza y ha llegado hasta el cielo, y tu dominio hasta los confines de la tierra". ¿Te fijas? De nuevo habla que se le ha dado dominio sobre los confines de la tierra, lo cual, por lo que ya te dije, no implica ni abarca necesaria y forzosamente a todo el mundo, pero sí una muestra representativa del mismo.
-Pues sí.
-Volviendo sobre el tema de la proclamación del Evangelio, Lucas 24:47 señala que "y que en su nombre [el de Jesús] se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén". Así que tenemos que tanto Mateo 24:14 como Lucas 24:47 habla que el Evangelio se proclamaría en todas las naciones, ojo con esto: habla de naciones, no que todas las personas lo conocerían, y esto como testimonio de manera representativa para todo el mundo.
-¿Cómo es eso?
-Antes de responderte, te pregunto otra cosa que está relacionada, ¿quién proclamaría este Evangelio?
-Pues supongo la iglesia de Dios.
-Sí, pero, ¿nomás?
-No entiendo.
-Sí, mira, en todas las iglesias, congregaciones y agrupaciones cristianas se cree que poseen ellos la verdad en cuanto a entendimiento escritural, pero una cosa es proclamar el evangelio y otra enseñarlo, interpretarlo o usarlo correctamente. Las dos citas anteriores hablan de proclamar el Evangelio, lo cual es la Escritura en sí, y eso lo han hecho todas las las iglesias, congregaciones y agrupaciones cristianas que han llevado la Biblia hasta los confines del mundo. Aunque muchas, la mayoría, torciendo su verdadero significado. Pero a lo que voy es que en eso de proclamar el Evangelio debemos considerar lo que en conjunto a nivel mundial se ha hecho; ya que como señala en Mateo 24:14 esto sería, no necesariamente para salvación de todos, sino más bien "como testimonio a todas las naciones".
-Qué curioso.
-Sí, mira, algo así se muestra en Marcos 9:38-39 cuando se señala que "Juan le respondió [a Jesús] diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía.  Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí".
-Ya veo.
-Repito: una cosa es que la Palabra de Dios llegue a todas las naciones como testimonio ante ellas y otra que quienes la proclamen sean la verdadera iglesia de Dios con la correcta interpretación de la misma. Pero volviendo a tu pregunta inicial, ¿necesaria y forzosamente todos deben oír el Evangelio como condición para que Jesús regrese?
-Pues por lo que me dijiste de como Daniel se refería a Nabucodonosor, me pareciera que no necesaria ni forzosamente, Paco.
-Vamos analizando más esto, Pancho, ya que incluso en mi iglesia lo he oído. Te pregunto, ¿cuándo pudiéramos decir que una nación escuchó el Evangelio?, ¿cuándo lo escuchó una ciudad, un estado, la mayoría?
-Pues supongo que todos, Paco, sino no podríamos decir que toda la nación lo escuchó.
-¿Y cuándo sería eso?, porque considerando que al día nacen 371,520 personas y que esas personas requerirían cierto entendimiento para que se les proclamare el Evangelio y que para cuando lo tuvieran ya habrían nacido más que tendríamos que esperar para que entendieran y así sucesivamente, ¡pues nunca terminaríamos!
-Pues sí, Paco, luego entonces, ¿podemos considerar que ya a todas las naciones se les ha proclamado el Evangelio?
-Como hemos visto y de manera representativa, así es. No niego que aún exista un lugar apartado, en la selva una isla, que tal vez nunca haya escuchado el Evangelio, pero de manera representativa, ya todas las naciones han oído de él, sea quien sea se lo haya proclamado, con lo que este requisito ya se cumplió.
-Ya veo.
-Pensar que necesariamente todas las personas de todas las naciones de todo el mundo deben oír el Evangelio para que Jesús regrese, es negar que su regreso es inminente y, por lo que te comenté, prácticamente diferirlo para siempre en el tiempo sin que esto nunca se dé.
-Pues sí.
-Y eso no es lo peor, ya que el pensar que todavía falta mucho para el regreso de Jesús, por esa postura de que aún faltan muchos por Evangelizar, puede generar en uno una indolencia en vez de una premura por trabajar por nuestra salvación.
-Pues sí, Paco. Así lo viera yo si me dijeran que todavía falta mucho, muchísimo para que regrese Jesús y que esto no se dará hasta que todos sean Evangelizados ¡y Evangelizados por la verdadera iglesia de Dios!
-Me queda claro, Paco.
-Pues entonces, ¿qué sigue?, Pancho, ¿esperar una venida de Jesús para la cual falta mucho, muchísimo, o más bien trabajar con temor y temblor porque su venida es inminente?
-Lo segundo, Paco, lo segundo.
-Así es, amigo, así es.

| Imprimir | Correo electrónico

Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here

Abre tu corazón a Dios...

Acepta sus mandamientos y su AMOR.

Iglesia de Dios, Apostólica del 7° Día A.R.
Copyright © 2014 IDA