logo

Noviazgo

Por: Roberto Celaya

Paco y Pancho son dos amigos. Viven cerca uno del otro y van a la misma escuela. Paco pertenece a la iglesia de Dios y aunque Pancho no profesa su fe ambos, Paco y Pancho, se respetan lo que enriquece su relación.

-Pancho, ¿qué vas a hacer después de clases? Quisiera ver si repasamos lo de la exposición de mañana.
-¿Cómo, Paco?, disculpa, ¿qué dijiste?
-¿Qué te pasa, amigo? Te he notado medio raro estos días.
-No es nada Paco.
-Vamos amigo, ¿cómo que no es nada? Si has andado como ido. A veces te hablo, como ahorita, y como si estuvieras fuera de este mundo.

-Paco, tú eres mi amigo, y aunque tengo otros amigos a ti te guardo especial respeto por tus creencias. Te voy a decir algo que no le he dicho a nadie.
-Gracias por la deferencia, Pancho, dime.
-Es sobre Lupita.
-¿Lupita la de nuestro salón?, ¿la del equipo 2?
-Sí, esa misma.
-¿Qué hay con ella?
-Pues a veces he platicado con ella, la otra vez hasta le invité un helado. No sé. Siento algo.
-¿Algo?
-Sí, algo.
-¿Cómo que te gusta?
-Así es amigo, y no sé, estaba pensando pedirle fuera mi novia, pero no sé.
-Ya veo.
-¿Qué opinas, amigo?, ¿estará bien?, ¿seremos muy jóvenes?, ¿irá a resultar?
-Antes de darte mi opinión, Pancho, quiero hagamos algo.
-Sí, dime, Paco.
-Mira, acompáñame a comprar una cartulina y pegamento.
-Sale, ¿para qué?
-Espérate, todavía no termino.
-La cartulina la cortaremos en cuatro partes. Luego compraremos un pedazo de tela oscura de un metro por un metro y la cortaremos a la mitad. Una mitad la pegaremos en la cartulina.
-Está bien, ¿pero para qué es eso?, ¿un trabajo de la escuela?
-Espérate, Pancho, aún hay más. Para terminar compraremos un litro de leche, el cual colocaremos sobre una de las cartulinas, la que no tiene la tela; también compraremos unas serpentinas y una bolsa de jabón mezclando estas últimas.
-¿Y eso, Paco?, ¿es para algún experimento de química?
-No, Pancho.
-¿Entonces?
-¡Nomás!
-¿Cómo que nomás?
-Si: nomás. Compraremos todo eso y haremos todo eso nomás por que sí.
-¿En serio, Paco? Es broma, ¿verdad?
-No mi amigo, no es broma, ¿por quién habría de serlo? Es algo que quiero hacer.
-¡Pero eso no tiene ningún sentido, Paco!, son un montón de cosas que comprar y otro tanto que hacer con ellas sin ningún sentido, Paco. Es de locos.
-Exactamente, Pancho. Exactamente. No tiene caso, es de locos, no está bien pensado si hacemos algo así nomás por que sí. Ahora, de lo que me contaste, y sólo porque me pediste mi opinión, ¿para qué quisieras ponerte de novio con Lupita?
-Pues me gusta mucho y quiero seamos novios.
-Sí, Paco, pero igual que todo lo que yo te dije hiciéramos y te pareció loco por no tener sentido alguno, un objetivo claro, el ponerte de novio específicamente ¿para qué?
-Pues para conocerla.
-Eso puedes hacerlo sin andar de novio con ella.
-Para relacionarnos más cercanamente.
-Ahorita hablaremos de eso, nomás te pregunto ¿para qué ese relacionarse más cercanamente?
-Ya no me des tantas vueltas, Paco, ¿a dónde quieres llegar?
-Te pregunto, Pancho, el noviazgo, ¿es un medio o un fin?
-No entiendo, ¿cómo un medio o un fin?
-Sí, Pancho, el noviazgo es algo por sí mismo, es decir, ¿me pongo de novio sólo por ponerme de novio o se supone es un medio para llegar a algo?
-Pues de inicio para conocernos.
-Sí, Pancho, pero ¿para qué?
-Pues…
-Mira, te ayudo un poco, Pancho, y tú dime si vamos bien. El noviazgo es un medio para, sí: conocernos y demás, pero con la finalidad de avanzar hacia una relación seria y formal, el matrimonio.
-¡¿Casarnos?!, ¡estás loco, Paco!, somos muy jóvenes.
-¿Yo estoy mal?, ¿no es lo mismo lo que yo te proponía que lo que tú me propones, hacer muchas cosas sin un fin, es decir, ponerte de novio sin la intención de llegar a un fin que en este caso es el matrimonio?
-Pero en nuestra edad es común ponerse de novio sin pensar que por eso vamos a casarnos.
-No, Pancho, no es que sea común, es que ese es el pensamiento del mundo y ya vemos ahorita todos los problemas que está ocasionando: embarazos no deseados, enfermedades sexuales, casamientos prematuros que terminan en divorcios, un relajamiento de la moral que terminan dañando a quien cree que puede hacer, como quien dice: de su vida un papalote, sin mayores consecuencias. Romanos 12:2 claramente nos exhorta, "no se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta". ¿Será esa voluntad de Dios entrar en relaciones ligth, superficiales, sin compromiso, donde sólo se busca satisfacernos, con la gran posibilidad de caer en pecado?
-Bueno, Paco, pero te fuiste al extremo, no hay que ser tan exagerado. Yo no quiero andar de novio para todo eso que dices.
-¿Y crees que los que se han puesto de novios y han incurrido en estas acciones negativas para su cuerpo y para su alma, lo han hecho a sabiendas de que eso iba a pasar?
-Pues, supongo que no, Paco.
-Así es, Pancho. Hasta ahorita tú mismo me has dicho que te sientes muy joven y que no estás pensando en casarte, ¿ves el riesgo? Fíjate lo que dice Cantares 8:6 "…Fuerte es el amor, como la muerte, y tenaz la pasión, como el sepulcro". Y así es Pancho, hay un dicho popular que dice "el hombre es fuego, la mujer estopa, llega el diablo y sopla". Hay un deseo, una pasión muy fuerte inherente en nuestra naturaleza que causa la atracción, pero esa atracción, a diferencia de los animales, puede en nosotros ser pensada, no sólo físicamente sino intelectual, moral y espiritualmente, cuando no es así, como dice el dicho ese "…llega el diablo y sopla".
-Ya veo, Paco.
-Así que ya tenemos tres elementos sobre el tema. Eres muy joven, no tienes pensado ver el noviazgo como un proceso al matrimonio, y en ti, en Lupita, en mí y en todos a nuestra edad hay un deseo, una pasión, muy fuerte que sin control puede dañarnos, tal vez incluso de por vida, por malas decisiones a las que nos lleve.
-Pero, ¿y esto que siento, Paco?
-Tú dime, ¿será deseo, atracción, o será realmente amor?
-¿Cómo saberlo, Paco?
-Jacob, hijo de Isaac y Rebeca, estaba enamorado de Raquel y al acuerdo que llegó con el padre de ella es que él le serviría siete años, entonces podría casarse con Raquel, ¿sabes qué pasó? "Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba". (Génesis 29:20). ¿Te fijas, Pancho? Como la amaba, pudo esperar siete años, los cuales le parecieron pocos; ahora bien, si tú no puedes esperar y quieres de ya estar con tu amada ¿será eso amor o será deseo y atracción, deseo y atracción tan fuerte como la muerte y el sepulcro?
-Pues…
-Mira, Pancho, la relación entre un hombre y una mujer, íntima, profunda, en el ámbito del matrimonio, es algo deseado, establecido y bendecido por Dios. Génesis 2:18 nos dice cómo es que "Dios el Señor dijo: No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada”. Pero de igual forma hay requisitos para que esa relación funcione. Efesios 5:25-26 dice "esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra", y Efesios 5:22-23 "esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo". ¿Has considerado esto, Pancho? Lucas 14:28 nos dice "porque, ¿quién de vosotros, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla?" Y si para una torre hay que hacer esto, ¿será menos para el matrimonio? Ahora bien, si tú mismo me has dicho que estas muy joven, que no has pensado casarte, que por ende "no has calculado los costos", y ya hemos visto el deseo y la pasión que hay en este asunto, ¿deberías ponerte de novio?
-Entonces Paco.
-Dale tiempo al tiempo, amigo, conoce a Lupita, pero como amiga, con respeto y decencia, igual otras amigas para que veas, para que conozcas y cuando tú sientas que ya tienes la edad y quieras conocer a alguien, pero con la finalidad de valorar el casarte con esa persona, que vayas con la intención de "calcular los costos", y que tomes las precauciones para que ese deseo y pasión no los queme, adelante.
-¿Qué quieres decir con eso último de tomar las precauciones para que el deseo y la pasión no nos queme?
-Eclesiastés 11:9 dice "Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios"; Romanos 8:6-7 dice que "la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz; ya que la mente puesta en la carne es enemiga de Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios"; y Romanos 6:1-2, 14, 22 dice  "¿qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?... No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias… Más ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna".
-¿Y lo de las "precauciones", Paco?
-Por lo anterior, y en su momento, cuando andes de novio, amando a la otra persona y amándose uno mismo: tener horarios establecidos, salir a lugares y eventos constructivos, respetar a los padres en cuanto a los límites impuestos, no andar buscando ocasión de caer; si hay dudas, acudir a quienes pueden dar buenos consejos, como nuestros padres o algún hermano en la fe o ministro, y muy importante: respetándose, tolerándose, conociéndose. Si se aman, si realmente se aman o quieren llegar a amarse realmente, hay que tener en cuenta lo que dice 1 Corintios 13:4-7 "El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;   no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta".
-Me has dado mucho en qué pensar, Paco. Eso me ha despejado un poco la mente pues yo nomás estaba sintiendo y con todo esto en perspectiva, creo debo esperar un poco y actuar con mayor sabiduría y, claro: amor, como dices.
-Qué bueno, Pancho, que lo que te he comentado te ha servido. Si tienes más dudas o preguntas, tengo hermanos en la fe o ministros que ya pasaron por esta vorágine que es la juventud, que ya fueron novios e igual ahorita están casados, a los cuales yo acudo cuando tengo dudas del tema, y que si quieres, cuando gustes, podemos consultar.
-Claro que sí, amigo. Me gustaría mucho. Gracias.
-Bueno, ¿y lo del repaso que te había dicho, Pancho?
-¿Qué repaso, Paco?
-Ay, no, ¿no te digo?
-Ja ja ja, estoy bromeando, es sobre lo de la exposición de mañana, claro que sí. Nos vemos en mi casa después de clase.
-Ja ja ja, como eres Paco. Sale. Nos vemos.
-Nos vemos y… gracias de nuevo amigo.

| Imprimir | Correo electrónico

Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here

Abre tu corazón a Dios...

Acepta sus mandamientos y su AMOR.

Iglesia de Dios, Apostólica del 7° Día A.R.
Copyright © 2014 IDA