logo

No Todo Edifica

Por: Roberto Celaya

Paco y Pancho son dos amigos. Viven cerca uno del otro y van a la misma escuela. Paco pertenece a la iglesia de Dios y aunque Pancho no profesa su fe ambos, Paco y Pancho, se respetan lo que enriquece su relación.

-Paco, Paco, ¡Pacoooo!
-¿Cómo?, ¡ah, disculpa, Pancho!, no te escuché.
-Sí, ya vi que andabas con tus audífonos.
-Sí, Pancho, estaba oyendo música.
-No me digas, Paco, déjame adivino: era música cristiana, ¿verdad?

-No, Pancho, no era música cristiana, mira, deja quito los audífonos al celular para que se oiga.
-¡Ah!, si está bien, pero, yo creí tu no oías música del mundo.
-¿Y eso por qué lo pensaste, Pancho?
-Pues por eso, Paco: porque es del mundo.
-Bueno, Pancho, si así fuera tampoco comería nada, pues todo alimento es de este mundo, ¿no crees?
-Pues sí, Paco, pero entonces ¿puedes oír todo lo que quieras?
-¡Claro que sí, Pancho!, y no solo oír lo que yo quiera, si no ver, platicar, juntarme con, y un sinfín de etcéteras.
-No entiendo, Paco, ¿y lo de tu religión?
-Momento, Pancho, yo te dije que puedo hacer todo eso, pero no quiere decir que lo vaya a hacer.
-¿Cómo es eso?
-Sí, Pancho, mi fe me dice claramente, y lo creo, que como dice Gálatas 5:1, "para libertad fue que Cristo nos hizo libres".
-¿O sea, para hacer lo que quieras, Paco?
-Espérate, Pancho, la cita anterior no termina ahí, "para libertad fue que Cristo nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud". ¿Te fijas, Pancho? "no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud".
-¿Qué quiere decir eso, Paco?
-Como dice Romanos 8:2 "porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte", si Jesús me liberó de eso, el regresar no me hace libre sino esclavo.
-Pero tú dijiste que podías hacer todo lo que quisieras, Paco.
-Que podría, Pancho, no que lo fuera a hacer. Pablo resume perfectamente esto cuando señala en 1 Corintios 10:23, "todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica". Así que volviendo a tu pregunta inicial, claro que puedo oír toda la música que quisiera, puedo, pero mucha, de hecho casi toda la del mundo en la actualidad no me edifica, al contrario, me jala de nuevo al pecado, a la transgresión, a la rebeldía, por eso esa música no la escucho. Es como si yo te dijera que si tú puedes tirarte sin paracaídas de un avión, claro que puedes, ¿verdad?, pero no lo harías pues morirías.
-O sea, Paco, aunque eres libre no por esa libertad te tiras al pecado, ¿es así?
-Así es Pancho, como dice Romanos 6:1-7, "¿qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado".
-Ya entiendo, Paco.
-Así es, Pancho, la música, y no sólo la música sino las revistas, los libros, el internet, las películas, todo lo evalúo en cuanto a si me edifica o no. En el caso de la música el ritmo, la letra, incluso quienes la cantan, me sirve para evaluarla, y si tengo duda pregunto a mis padres o en mi congregación, ¿sabes por qué, Pancho?
-¿Por qué Paco?
-Por que como dice Colosenses 1:22, Jesus nos "ha reconciliado en su cuerpo de carne, mediante su muerte, a fin de presentaros santos, sin mancha e irreprensibles delante de Él", de igual forma como parte de una congregación, como dice Efesios 5:27, Jesús nos ha santificado "a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada". ¿Cómo habría siquiera yo de pensar en tirar todo eso por la borda, incluyendo mi corona?
-¿Qué corona, Paco?
- 2 Timoteo 4:8 lo dice, "en el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida"; también Santiago 1:12, "bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que [el Señor] ha prometido a los que le aman"; y Revelación 2:10 en palabras del mismo Jesús dice "sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida".
-Ya entiendo Paco.
-Como dice 2 Timoteo 3:1, ahorita estamos en "tiempos difíciles", el Enemigo está trabajando yo creo que como nunca y de una manera más sutil que lo hacen más peligroso, como dice Revelación 12:12, anda ahorita "con gran furor, sabiendo que tiene poco tiempo”. Ante esto, Mateo 26:41 aconseja "velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil".
-Ya veo, Paco, oye, esa música que estabas oyendo, ¿me la puedes pasar?
-Claro que sí, Pancho, con una condición.
-¿Cuál Paco?
-Me gustaría también pasarte canciones de esas que tú dices cristianas, de mi fe, para que las oigas.
-Sí, Paco, claro.
-Sale, mañana te las traigo, y ahorita déjame terminar de escuchar lo que estaba oyendo.
-¿Cómo?
-Ja, ja, ja, estoy bromeando Pancho.
-Ja, ja, ja, como eres, Paco.

| Imprimir | Correo electrónico

Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here

Abre tu corazón a Dios...

Acepta sus mandamientos y su AMOR.

Iglesia de Dios, Apostólica del 7° Día A.R.
Copyright © 2014 IDA