Logo

La Cuarta Bestia, Daniel 7

El capítulo 7 del libro de Daniel describe cuatro imperios mundiales que, de manera sucesiva, dominarían a la humanidad hasta que viniera el tiempo del retorno del Señor Jesucristo. Este fue un sueño o visión que Dios le dio al profeta Daniel y le mostró estos imperios, describiéndolos como bestias.

En la descripción de estas bestias, las tres primeras eran un león, un oso y un tigre, que son animales familiares a la vista humana; estos representaban a los imperios de: Babilonia, Medo-Persia y Grecia. Sin embargo, la cuarta bestia era muy diferente a todas las anteriores y es la que ocupa nuestra atención en este artículo.

"Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible, y en grande manera fuerte; la cual tenía unos dientes grandes de hierro: devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies: y era muy diferente de todas las bestias que habían sido antes de ella, y tenía diez cuernos. Estando yo contemplando los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño subía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí, en este cuerno había ojos como ojos de hombre, y una boca que hablaba grandezas". (Daniel 7:7-8).

Aunque las primeras tres bestias también son bestias presentadas con alas o cabezas, su parecer es familiar a la vista del hombre; pero la cuarta bestia no tenía parecer alguno con lo que ahora conocemos entre las bestias de la tierra. Dice que tenía diez cuernos, y de entre ellos subía otro pequeño, y delante de él eran arrancados tres de los primeros cuernos. ¿Qué simbolizaban estos 10 cuernos y el cuerno pequeño?

Esta cuarta bestia representa o simboliza al cuarto reino o imperio mundial – el Imperio Romano, conocido también como el reino de hierro. Los diez cuernos significan que de este reino se levantarían diez reinos o provincias; y tras ellos se levantaría otro, que aunque más pequeño sería mayor que los demás y derribaría a tres de los 10 reinos. (Leer Daniel 7:24). Estos 10 reinos eran provincias del imperio romano, y surgieron como reinos separados tras la caída de Roma occidental por el año 476 d. C., y dieron origen a la Europa actual. Pero la profecía también nos dice que surgiría otro reino diferente (el cuerno pequeño), porque sería un reino de tipo religioso que vino a quedar establecido por el año 538 d. C., y sería la Roma Papal. Esto mismo dio comienzo a lo que se conoce como el periodo de la edad media.

LOS 10 CUERNOS QUE SURGIERON TRAS LA CAIDA DEL IMPERIO ROMANO OCCIDENTAL SON:

Los Francos, Visigodos, Ostrogodos, Hugonotes, Lombardos, Sajones, Burgundios, Alamanes, Vándalos y Suevos. Si estudiamos sobre cada uno de estos pueblos o tribus, nos daremos cuenta de su origen y de las naciones que forman en la actualidad; pero todos en conjunto forman parte de la Unión Europea. Los tres cuernos o provincias que derribó la Roma Papal fueron los Vándalos, los Ostrogodos y los Hérulos. Estas tres provincias o reinos son conocidos en la Historia como “reinos Arrianos” por apoyar a su representante, el doctor Arrio, obispo de Alejandría y pastor de la iglesia Cristiana primitiva. (Consultar Historia de la iglesia Cristiana- Schaff, Philip. Vol 3. 1971).

El Arrianismo sostiene las enseñanzas o doctrina que se opone al dogma trinitario, que fue determinado en los concilios de Nicea y en el Concilio de Constantinopla, apoyado por la iglesia de Roma. (José Orlandis, Historia de la Iglesia: iniciación teológica, Ediciones 2002, pág. 67). Tiempo después, el emperador Constantino decretó el destierro para Arrio y sus seguidores, los obispos Arrianos: Eusebio de Cesárea y Teognio de Nicea. El Arrianismo fue catalogado como herejía por el concilio de Nicea en el año 325 d. C., porque la doctrina principal de la iglesia Romana es la doctrina de la trinidad.

En este sueño de Daniel capítulo 7, los cuernos de esta cuarta bestia indescriptible aparecen sin diademas o coronas. Esta bestia en profecía quedó latente o en pausa, y aparecerá en nuestro tiempo. El verso en Revelación 17:8 dice: "la bestia que era y no es aunque es, y surgirá del abismo e irá a perdición". Esta es representada como una bestia amalgamada en Revelación 13:1-2, sus cuernos sí tienen coronas o diademas, lo cual indica una autoridad reconocida. Seguiremos nuestros comentarios sobre Revelación 13 en otra oportunidad.

| Imprimir | Correo electrónico

Bookmakers bonuses with gbetting.co.uk click here

Iglesia de Dios, Apostólica del 7° Día A.R.
Copyright © 2014 IDA